La temperatura del agua en las calderas de condensación

energia-gas-natural-3
Partes de una caldera de condensación
11 diciembre, 2018
mantenimiento-limpieza-aire-acondicionado-1
Calderas de condensación: ventajas
14 enero, 2019
Mostrar todo
contratar-calderas-gas-natural-1

Interpretando la participación de las calderas de condensación como vehículo doméstico para el ahorro de capital y energía, es posible sostener que existen importantes consejos a ser desarrollados para optimizar y maximizar el rendimiento de cada uno de estos dispositivos.

Este tipo de acondicionamientos repercutirán sobremanera sobre su vida útil permitiendo prolongar su programada eficacia y reducir así los costes de mantenimiento.

Una de las primeras observaciones más comunes es impedir que los espacios del hogar tienden a enfriarse mediante ventilación. El mantenimiento de los radiadores, deberá ser realizado de manera periódica evitando su obstrucción mediante la colocación de objetos cercanos.

El uso de termostatos programables permitirá al sistema trabajar solo cuando se lo necesita. Por último, todo este tipo de instalaciones, podrá ser perfectamente conservada cuando se dispone de datos importantes sobre su desarrollo y metodología de calefacción, y desde Calderas de Gas todo esto es posible.

Principales datos sobre la temperatura

Con la alta solicitud de equipos de calefacción existentes a nivel nacional, es posible observar un panorama donde abundan distintos tipos de calderas, todas en función de brindar comodidad y ahorro energético en base a la utilización del calor latente o PCS expulsado durante las combustiones.

Respecto a los sistemas tradicionales de calentamiento, las temperaturas con las que normalmente el agua suele ser utilizada, alcanzan los rangos de 75C para la impulsión y 65C para las vías de retorno.

calderas-gas-natural

El otro subgrupo de sistemas no convencionales, denominados de baja temperatura presentan medidas que en promedio oscilan entre menos de 40C y no mayores a 55C para su ebullición. Dentro de dicha tipología la conocida calefacción por suelo radiante, hace uso de unos 40C para su caldera.

Los sistemas por radiadores de baja temperatura, alternan las cifras de 50 a 45C para la vaporización inicial y manejan su retorno usando solo unos 40 a 35C. El tercer tipo de calefacción de baja temperatura es descrito por sus fuentes como de calentamiento por radiadores convencionales, los cuales en cuyo uso elevan sus requerimientos a unos 75 grados de propulsión y 65 de reingreso.

Por último, el agua caliente sanitaria amerita una medida más aproximada al promedio estándar no sobrepasando los 45 grados Celsius.

¿De que forma es utilizada el agua en su interior?

A pesar de presentar un sistema de influjo funcional, muy diverso y variado, las diferentes clasificaciones de los sistemas de calefacción sobresalen todas por albergar el beneficio de permitir a sus propietarios un ahorro de 30% en el consumo energético a comparación de un sistema tradicional.

Todo este tipo de logros y oportunidades no sería posible de no ser capaz estas de aprovecharse de principios termodinámicos claves que permiten a dichas calderas desprenderse de los altos niveles de combustión para los cuales fueron diseñadas originalmente.

Todas las calderas de condensación requieren del balanceo y alternancia de dos tipos de valores térmicos, en donde el poder calorífico inferior PCI representa la cantidad de energía a emplearse para convertir el agua en vapor y el poder calorífico superior PCS, permitirá reabsorber la cantidad de calor que sobra tras su paso por el sistema radiador.

Los combustibles que estos sistemas emplean suelen consistir en gas natural, gasóleo, propano y determinados especímenes de biomasa general.

Una vez quemados estos tipos de compuestos el agua en la caldera hierve en la temperatura programada, arrojándose de la combustión una importante contribución de CO2.

El vapor sobrecalentado es llevado por presión al sistema de tuberías del hogar a través del cual es expulsada la carga térmica almacenada en él.

requisitos-instalacion-caldera-gas-1

Una vez completada la descarga, se regresa al punto de origen el compuesto, no sin antes ser condensado en nuevas medidas de líquido que se introducen en la caldera principal tras haber sido sometidas a un imprescindible proceso de precalentamiento.

Ventajas que las calderas de condensacion ofrecen

Mediante el ya citado uso de procesos completamente térmicos, hídricos y en consonancia con el medio general, resulta posible aseverar que este tipo de dispositivos acarrean un conjunto de ventajas que fomentan y hacen por tanto recomendable su total compra y adquisición.

En primera instancia la observación de su eficacia resultara notablemente mayor, pues presentan una capacidad de recuperación de pérdida de calor latente en base al uso de elementos para equilibrar y regular sus valores del PCI y el PCS.

Por otro lado, también permiten un importante ahorro económico iniciando ello de manera notable sobre la factura energética.

Las calderas de condensación también resultan ser completamente amigables para con el ecosistema, pues el residuo ocasionado tras el proceso de quema resulta ser completamente nulo, desarrollándose estas en base a un definido marco de consumo responsable.

También es posible asegurar que se tratan de instalaciones completamente seguras y de versátil compatibilidad, pues los distintos materiales con las que son compuestas permiten dotarlas de una destacable resistencia frente a la corrosión y el paso del tiempo, gracias a la intervención de Calderas de Gas.