¡El Frío que se Avecina! Piensa Ya en la Calefacción Radiante

Si estás pensando en el frío que se avecina, piensa también en la calefacción radiante

mitos-verdades-temperatura-ideal-hogar
Mitos y verdades sobre la temperatura ideal de tu hogar
21 septiembre, 2021
Mostrar todo
se-avecina-el-frio-pon-calefaccion-radiante-suelo-n1

Cada vez más son las familias que eligen la calefacción radiante como método para mantener una buena temperatura en el hogar. 

Desde Calderas Gas Natural te contamos cuáles son los beneficios de esta forma de transmitir calor y lo bien que se llevan con las calderas de condensación. 

LA CALEFACCION RADIANTE: QUE ES Y COMO FUNCIONA

La calefacción radiante es un sistema que utiliza la radiación como método de transmisión de calor. 

Si bien existen en una modalidad eléctrica, en general la climatización radiante utiliza agua para emir calor.

Este sistema resulta una buena alternativa en comparación a la calefacción de convección. 

El principal beneficio que presenta es que no requiere calentar el agua a una temperatura tan elevada como sucede con la convección para funcionar en forma adecuada. 

Es suficiente con unos 45-50°C. 

Característica que convierte a la calefacción radiante en una opción que se destaca por su eficiencia energética. 

En la actualidad, las calderas de gas de condensación son las más valoradas del mercado. Aunque aún existe desconocimiento acerca de ellas. 

Por ejemplo, existen creencias equivocadas como que estas calderas ahorran únicamente cuando trabajan a bajas temperaturas, y que requieren de radiadores más grandes que los convencionales o que solo sirven para colocarse para calefacción radiante. 

Es importante mencionar que alrededor de la mitad del consumo energético que se produce en una vivienda se debe a los sistemas de calefacción y ACS. 

Por tal motivo, las empresas buscan todo el tiempo crear soluciones energéticas eficientes para alcanzar mayor bienestar de las viviendas. 

Entre las innovaciones más provechosas, podemos destacar la instalación de calderas de condensación como fuente de calor y un suelo radiante para poder emitir la misma. 

Si bien las calderas de condensación sirven para cualquier tipo de sistema de calefacción, con un suelo radiante resulta una opción muy interesante, ya que ofrece una combinación excelente con un servicio de máximas prestaciones.

EL FRIO SE AVECINA: PIENSA EN UN SUELO RADIANTE CON CALDERA DE CONDENSACION

Con un sistema de calefacción por suelo radiante, las calderas trabajan a bajas temperaturas, algo que favorece que la instalación aproveche mucho más la energía que es liberada. 

A su vez, nos permite lograr una temperatura constante en los distintos rincones del hogar. 

Una caldera de condensación trabaja a un nivel constante, en el que se puede reducir hasta un 30% de consumo energético.

La calefacción radiante con calderas de condensación aprovecha el calor que proviene de los humos de la combustión, liberándose en la condensación del vapor y dirigidos al agua de la caldera. 

Y es en este proceso en donde el sistema de suelo radiante cobra valor, ya que trabaja con agua a una temperatura de alrededor de 45°C, utilizando el calor de la condensación evitando que la caldera trabaje de más.  

CALEFACCION RADIANTE: TODOS SON BENEFICIOS PARA NUESTRO HOGAR

La modalidad de climatización de este sistema ha ganado popularidad gracias a sus múltiples ventajas. 

Entre ellas podemos destacar:

  • Su alto nivel de eficiencia. La calefacción radiante es una elección inteligente a la hora de reducir el consumo energético.
  • Se complementa muy bien con otros equipos. Como explicamos al principio, este tipo de calefacción se integra muy bien con las calderas de condensación. 

Incluso con fuentes de energía limpia como placas solares.

  • Su estética. Como su instalación se oculta en suelo, techos o muros, no altera la decoración de la vivienda. 
  • Es un sistema que cuida tu salud. Como no mueve flujos de aire, el movimiento de polvo disminuye. 

Una alternativa idónea para alérgicos. Además, este tipo de calor no reseca las estancias. 

  • La inversión se recupera rápido. Si bien la instalación no suele ser económica, se logra amortizar en un breve período de tiempo. 
  • Su bajo coste de mantenimiento. En general, la calefacción radiante tiene un no requiere mucho mantenimiento y es simple.

Si tienes alguna duda referida a la calefacción radiante, en Calderas Gas Natural estamos para asesorarte. 

Con gusto atenderemos tu consulta.